Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Sexus

Lo embriagan y resaltan las vistas que se le revelan. Sube con pie seguro, sin pensar en lo que queda debajo, en caso de que se escurriera y perdiese el control, sino en lo que queda por delante. Todo queda por delante. El camino es infinito, y cuanto más lejos llegas, más se abre el camino. Las ciénagas y cenegales, los pantanos y sumideros, las trampas y celdas, están todos en la mente. Esperan al acecho, dispuestos para tragarte en el momento en que dejes de avanzar. El mundo fantasmal es el mundo que no se ha conquistado del todo. Es el mundo del pasado, nunca el futuro. Avanzar aferrándose al pasado es como arrastrar una bola y una cadena. El prisionero no es el que ha cometido un crimen, sino el que se aferra a su crimen y lo vive una y mil veces. Todos nosotros somos culpables de un crimen, el gran crimen de no vivir la vida al máximo. Pero todos somos libres en potencia. Podemos dejar de pensar en lo que no hemos hecho y hacer lo que esté en nuestro poder. Nadie se ha atrevido a imaginar de verdad qué pueden ser esos poderes que hay dentro de nosotros. Que son infinitos lo comprendemos el día en que reconozcamos ante nosotros mismos que la imaginación lo es todo. La imaginación es la voz de los atrevidos. Si hay algo divino en Dios, es eso. Se atrevió a imaginarlo todo.

Sexus, Henry Miller

Muchas gracias por esto, te amo

luli

Anuncios

Read Full Post »

Faro

Esta es la noche más triste, porque me marcho y no volveré.  Mañana por la mañana, cuando la mujer con la que he convivido durante seis años se haya ido a trabajar en su bicicleta, meteré unas cuantas cosas en una maleta, saldré discretamente de casa, esperando que nadie me vea, y tomaré el subte para ir al apartamento de Víctor.

Víctor siempre ha sido una suerte de falso faro en mi vida.  Lo conozco desde niño y no ha sido otra cosa que la causa de mi perdición.  Nunca pude tomar el valor necesario para contradecirlo o plantearle mi disconformidad,  tal vez por el hecho de que mi ingenuidad y su seguridad se conjugaban de manera tal que sus planes siempre se me mostraban como salidos de la mismísima mente de Dios.  No existía la posibilidad de error sino hasta el momento en que irremediablemente fallaban.  Mara, mi esposa, jamás confió en Víctor y siempre me lo hizo notar.  Nuestras discusiones siempre giraban en torno a él, y yo no podía hacer otra cosa que reconocer mi estupidez y prometer que jamás volvería a confiarle un centavo más.  Pero Víctor siempre volvía con alguna nueva idea revolucionaria, que nos haría ganar millones.  Pero lo cierto es que no hacíamos más que perder dinero y comprometer nuestra libertad ante la ley.  ¡Que idiota que fui! Ni el auto me dejo ese sinvergüenza.

Pero lo hecho, hecho está y ya no hay vuelta atrás.  Esta noche abandonaré a Mara y me iré con Víctor, no tengo otra salida.  Mi suerte parece estar atada a ese hombre desde siempre y no creo que las cosas cambien mucho de ahora en más.  No después de lo que hicimos.

Hace tres días, Víctor se apareció en mi casa a la mañana, sabiendo de la ausencia de Mara por esas horas.  El plan era el mejor que había escuchado salir de su boca.  Realmente no existía margen de error, ni de fracaso.  Era un trabajo limpio y seguro.  Nadie saldría comprometido y lo más factible es que nadie jamás se enterase del atraco.  Jamás imaginamos que se transformaría en un caso de interés nacional, ni mucho menos que el presidente terminaría, por presión popular y mediante cadena nacional, pidiendo por nuestras cabezas.

Mara comprenderá las razones de mi alejamiento.  A pesar de no haber sido identificados aún por los investigadores, y por sus exigencias de que me quede en casa hasta que todo esto pase, la decisión está tomada.  Mi estupidez no puede arruinarle la vida a otra mujer.  Demasiado tengo con las amenazas de mis anteriores esposas.  Con Mara podría haber funcionado, de no ser por ese falso faro que siempre termina guiándome hacia las rocas más afiladas.

Read Full Post »